SALUD EMOCIONAL TRCD

La Salud Emocional nos ayuda a conocernos mejor, a conocer nuestro cuerpo, nuestras necesidades emocionales y de crecimiento personal.
Este conocimiento nos ayuda a saber qué es lo que realmente me conviene en cada momento:
Para mi cuerpo: alimentación, ejercicio físico, equilibrio entre actividad y descanso etc.
Emocionalmente: trabajo, dinero, relaciones afectivas…
Internamente: conocimiento de mí mismo para evolucionar, lo que da sentido a mi vida, los caminos que deseo y necesito recorrer…
Y todo este conocimiento nos lleva de nuevo a conectar con “MI PROPIA SALUD”.

MTRCDSE¿QUÉ ES LA SALUD EMOCIONAL?
La salud emocional desde el Método TRCD contempla al ser humano como una unidad de los tres aspectos que hemos contemplado más arriba: cuerpo físico, emoción y evolución personal que son inseparables y propios de cada individuo.
Cada uno de nosotros tiene que encontrar su PROPIA SALUD y para ello buscar hasta encontrar ese camino que nos conduce hasta ella.
Nuestro cuerpo físico es el transportador de cuanto somos y de cuanto vivimos y nuestra salud depende de cómo vivimos lo que nos acontece. La enfermedad aparece cuando nuestra energía corporal baja debido a que emocionalmente no estamos bien, es decir, hay algo en nuestra vida: relaciones afectivas, trabajo, dinero…que no va, no fluye y no sabemos cómo solucionarlo, no sabemos cómo acceder a nuestros recursos internos para saltar esos obstáculos que aparecen en un momento dado.
Desde el paradigma de Salud Emocional TRCD cada trastorno o enfermedad tiene su origen en uno o varios conflictos emocionales que trabajaremos en los seminarios correspondientes
Para que se produzca una enfermedad, nuestro cuerpo tiene que bajar su nivel de energía. Esto sucede cuando en la vida no tenemos algo que nos ilusione, un motor que nos ayuda a caminar. La rutina y la falta de ilusión pueden ser por lo tanto generadoras de enfermedad, así como no implicarnos en la vida, dejar que otros la dirijan al dejarnos llevar por sus opiniones, sus deseos, sus imposiciones, etc.
Por lo tanto, es fundamental introducir pequeños cambios diarios en nuestra vida porque nuestro cuerpo los va a registrar de forma positiva. El cambio implica movimiento, y ese movimiento se transmitirá a todas nuestras células aumentando su oxigenación, vitalidad y por lo tanto salud.